Carteras de inversión óptimas 1

Estimados lectores de Enbolsa, a lo largo de esta saga de artículos, estableceremos una serie de criterios los cuales nos permitirán crear una cartera óptima de inversión, atendiendo a su rentabilidad riesgo. Antes que nada, es importante localizar los principales problemas a la hora de realizar nuestro estudio. El principal problema que localizamos a la hora de crear este tipo de carteras es en cuanto a seleccionar no tanto los activos más rentables, sino a los que suponen la mejor alternativa para nuestra cartera. Al tratar de dar solución a dicho problema, es importante concretar de forma previa la selección de los activos que incorporaremos en nuestra cartera, cuáles serán exactamente los criterios de selección que estableceremos para ello.

Conflicto rentabilidad – riesgo

Denominados rentabilidad a la relación entre los beneficios que proporcione una inversión determinada, frente a los recursos, monetarios en nuestro caso, empleados para ello. En el campo de las finanzas, expresaremos la misma en porcentaje. El riesgo es la probabilidad en sí de que no se cumplan las expectativas iniciales de nuestra inversión.

Es razonable que cualquier inversor, independientemente del activo financiero que opera, así como los instrumentos que emplee para ello, buscará siempre el que mayor rentabilidad le otorgue y menor riesgo implique su inversión. Por ello, entramos en un conflicto bastante complejo a la hora de localizar estos activos. Trataremos de localizar los activos con mayor rendimiento, frente a los riesgos que conlleve la inclusión del mismo en nuestra cartera, De nuevo, es importante decidir en base a qué realizaremos nuestra selección, donde entra en juego el perfil de inversor, aspecto que desarrollaremos en el siguiente apartado.

Perfiles de inversor

Existen muchas clasificaciones para los distintos tipos de inversor que existen en el mercado, ya sea respecto al periodo que en un principio pretendan mantener abiertas sus operaciones, los activos que trabajen, si lo hacen por cuenta propia, etc. sin embargo, en este apartado, realizaremos una clasificación de los tipos de inversor que distinguiremos, atendiendo al riesgo el cual estén dispuestos a soportar.

Distinguiremos tres tipos de inversor principalmente, los cuales a su vez se dividirán en categorías dentro de cada perfil:

  • Perfil conservador
  • Perfil moderado
  • Perfil agresivo

El perfil conservador generalmente no va a conseguir grandes rentabilidades anuales, pero logran superar generalmente la inflación en algunos puntos. Estos suelen evitar los nuevos mercados emergentes, a su vez lo subdividiremos entre tres tipos:

  1. Inversores que no están dispuestos a soportar ningún tipo de riesgo: Estos son los inversores que huyen de cualquier circunstancia que pueda hacer peligrar lo más mínimo su capital, con lo cual tendrán concentrado su disponible en bancos, fondos de renta fija, letras del estado, etc. por lo que la rentabilidad de sus inversiones rondará entre el 3% o 4% anual, siendo siempre inversores de largo plazo, los cuales no podrán disfrutar de altas rentabilidades, premiando su tranquilidad.
  2. Inversores conservadores que están dispuestos a soportar poco riesgo: este tipo de inversor suele tener la mayoría de su capital en renta fija, añadiendo a su cartera valores en renta variable. Sin embargo, también se incluyen dentro de este perfil, aquellos inversores que realicen exclusivamente inversiones de alto riesgo, siempre y cuando el importe con el que lo hagan, sea una pequeña proporción de sus recursos. Generalmente, este tipo de inversores apenas consiguen superar levemente la inflación.
  3. Inversores conservadores que están dispuestos a soportar algo más de riesgo: este tipo de inversor es aquel que busca algo más de rentabilidad, la cual puede rondar en torno al 7% anual. El riesgo comienza a aparecer en sus carteras, sin embargo, este todavía es bastante leve.

Los inversores moderados son aquellos intermedios entre ambos perfiles, comenzando a notar algo más de riesgo en sus carteras, a su vez, dentro del perfil moderado, distinguiremos entre dos subcategorías:

  1. Los más conservadores, aquellos que son capaces de asumir algo más de riesgo que los inversores que acabamos de ver, destinando mayor parte de su cartera a mercados de renta variable. Alrededor de la mitad de su cartera estará en renta variable y la otra mitad en renta fija.
  2. Inversores moderados pero arriesgados, con algo más de capital en activos de renta variable, es importante la diversificación de su cartera, para poder alcanzar sus objetivos manteniendo un nivel de riesgo menor, al evitar la correlación entre las mismas. Suelen tener en torno al 65% de su cartera en renta variable. Por consiguiente, su rentabilidad media esperada es en torno al 12%. Generalmente, este tipo de inversores tiene más conocimiento en el mercado financiero que los inversores conservadores, puesto que está más expuesto al mercado.

Por último, aparecen los inversores agresivos, los cuales están dispuestos a soportar una gran cantidad de riesgo, buscando rentabilidades mucho mayores. También distinguimos entre dos subcategorías:

  1. Inversores con un gran porcentaje de activos en renta variable y de alto riesgo. En torno al 85% de su cartera estará en este tipo de activos, exponiéndose de forma notoria al mercado, pero con una rentabilidad considerablemente mayor.
  2. Inversores que poseen el 100% de su cartera en activos de renta variable y de gran riesgo, por lo que buscarán rentabilidades descomunales, en torno al 30% anual. Generalmente este tipo de inversores posee amplios conocimientos en los diferentes ámbitos operativos, dominando un gran número de instrumentos financieros y pudiendo fusionar el mayor número de técnicas posibles para crear sus carteras. estarán dispuestos a arriesgar un mayor número de recursos, buscando a su vez ser recompensados con una mayor rentabilidad.

Diversificación

Para tratar de minimizar el riesgo de nuestra cartera, aparece el concepto de diversificación, que consiste, básicamente, en distribuir las inversiones entre activos distintos, para reducir el riesgo total. Como consecuencia de la diversificación, surgen los conceptos derivados de riesgo diversificable y no diversificable.

Para entenderlos, tenemos que tener en cuenta el hecho de que cualquier activo financiero de rentabilidad variable, implica un riesgo determinado, el cual no podremos controlar, lo que hace que por mínima que sea la posibilidad, dicho activo puede provocarnos pérdidas considerables. Por ello, el hecho de repartir el capital entre varios activos que no posean correlación entre sí, minimizará el riesgo producido por condiciones adversas en alguno de ellos.

También existe un riesgo que está vinculado a la situación económica de un mercado e influye simultáneamente a todos los activos, en mayor o menor medida. Si estalla un conflicto bélico o una zona geográfica entra en una grave crisis económica, todos los activos vinculados al mismo, se verán afectados por estas circunstancias, por lo que debemos tratar de evitar centrar nuestras inversiones en grupos relacionados de activos. El riesgo que resiste a la diversificación se denomina riesgo no diversificable, el cual está relacionado con la situación del mercado, por las condiciones determinadas que afecten al mismo y a la especulación de los activos que cotizan en el.

Cierto es que, por otro lado, sabemos que el flujo de capitales se concentra principalmente en una serie de activos durante un periodo concreto, fluyendo entre unos y otros, dando lugar a oportunidades de inversión. Estos activos, los clasificaremos atendiendo a la Zona Geográfica donde se encuentren y Sector al que pertenezcan, tal como aparece detallado en nuestro buscador inteligente dentro de la Zona Premium, lo que nos permitirá localizar donde se encuentra realmente el capital y por lo tanto donde debemos concentrar nuestra inversión. Así, partiendo de la base de que el hecho de diversificar minimiza el riesgo, sabemos que no debemos repartir de forma uniforme el total de nuestra cartera entre los distintos mercados, sino centrarnos en los lugares donde localicemos la mayor rentabilidad esperada.

Felipe Rivero

Advertencia legal:

Enbolsa.net o cualquier persona/empresa relacionada con este proyecto no aceptará ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño en el trading como resultado de la confianza en la información suministrada en nuestra web incluyendo nuestros webinarios, cotizaciones, gráficos, etc. La operativa en Fondos de inversión o ETF son formas de inversión con riesgo de pérdida de una parte del dinero de una cuenta y no son aptas para todos los inversores. La operativa en futuros, CFDs, opciones u otras formas de especulación apalancada son las formas de inversión con riesgo de pérdida de la totalidad del dinero de una cuenta e incluso más y no son aptas para todos los inversores. Por tanto, tanto en operativa a contado como en operativa apalancada declinamos toda responsabilidad de cualquier decisión de compra o de venta de títulos, valores y/o activos cotizados en los mercados, por influencia de dichas opiniones o replicando las posiciones publicadas en la web o seminarios.

La operativa en activos de los mercados financieros requiere conocimiento y amplia experiencia. Son productos complejos y en algunos casos apalancados cuyo uso puede dar lugar a pedidas severas en el capital, pudiendo superar las pérdidas el capital invertido, por tanto el inversor deberá comprobar que los activos en los que opera se adaptan a su perfil de inversión y asumir el riesgo de su propia operativa. Enbolsa.net no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de esta página web o de nuestros servicios. Los usuarios deben estar plenamente informados sobre los riesgos, gestión monetaria, apalancamiento y los gastos asociados con el trading en los mercados financieros.

El contenido de la página web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *