FORMACIÓN | La mejor Guía sobre velas japonesas

vela japonesa

¡Hola, hola! Gracias por estar otro día por aquí. Hoy te traemos un tema de gran interés en el mundo bursátil. Así que, si yo fuera tú, no me perdería esta Guía que hemos creado especialmente para ti sobre las Velas Japonesas. Además, conocerás cuáles son sus significados y patrones y cómo debes interpretarlas.

Empezamos en 3,2,1…

¿Qué es una vela japonesa?

En primer lugar, vamos a definir qué es una vela japonesa (“japanese candlestick”), así que si aún desconoces su significado, no puedes saltarte este apartado. Una vela japonesa se define como una figura que representa la evolución del precio de un activo, sencillo, ¿verdad? La vela japonesa aporta cuatro precios diferentes para un periodo determinado. Estos pueden ser: el precio máximo, el precio mínimo, el precio de apertura, y el precio de cierre. Por otra parte, como indicativo visual, tenemos el color de la vela que facilita la comprensión de los gráficos, determinando si el precio se ha visto incrementado o, por el contrario, disminuido. Dichos aspectos hacen que esta técnica gráfica se utilice con mayor frecuencia ante el tradicional gráfico de barras.
En cuanto a la estructura de las velas japonesas, cabe destacar que se compone por un “cuerpo” rectangular y con una “sombra” superior de línea vertical que se posiciona por encima del cuerpo e indica el precio máximo. A su vez, en la parte inferior del cuerpo, se visualiza otra línea vertical que refleja el precio mínimo. Si nos encontramos en la situación de que la vela no presente ninguna sombra, ni en la parte superior ni en la inferior del cuerpo, ello significa que tanto el precio máximo como mínimo coinciden con el de apertura y/o cierre.
Por su parte, el precio de apertura y cierre se ven representados en la gráfica a través de los extremos del cuerpo. En este caso, el color de la vela atiende al estado de apertura o cierre. Por tanto, la vela será neutra si el precio de apertura coincide con el de cierre; será de color verde, generalmente, cuando la vela tiende al alza y, será roja en caso de presentar una situación bajista. La paleta de colores puede cambiar, de tal manera que podamos personalizar la gráfica con otros colores, como pueden ser el blanco y el negro.

image6

Orígenes de la vela japonesa 

Curiosamente, el inicio de la utilización de las velas japonesas como técnicas de creación de gráficas en el sector económico, fue en la cultura agrícola japonesa. Todo ello se originó durante el siglo XVIII en Osaka, que por entonces se consideraba la capital de Japón. Su situación geográfica fue clave para esta actividad, ya que era el punto neurálgico del comercio. En aquella época, el cultivo de arroz se centralizó en la ciudad japonesa, dando lugar a un amplio mercado consolidado, con trascendencia nacional. La manera de negociar había cambiado y, los comerciales se encargaban de pujar por el precio del arroz en un mercado continuo. De esta forma, y debido a las ínfimas valoraciones de la moneda, el mercado del arroz pasó a ser un intercambio de valor y pago, en el que los agricultores tenían la posibilidad de vender sus cosechas de arroz futuras y, los mercaderes, por su parte, depositaban los excedentes de arroz a cambio de recibos. Así, comenzaron los primeros pasos en el mundo financiero, utilizando instrumentos que les facilitaban las negociaciones entre comerciantes.
No obstante, durante el desarrollo de este sector, se inició una etapa de especulación sobre las mercancías de arroz, dando lugar a incrementos en el precio de los activos en las gráficas. Fue así cuando apareció la figura de Munehisa Honma, quien se dedicaba al comercio, y predijo las próximas variaciones en precio de los sacos de arroz, a través de la utilización del análisis técnico de las velas japonesas.
A partir de entonces, el gráfico de velas japonesas no alcanzó el acceso a mercados financieros más globalizados hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Por ello, la entrada de esta nueva técnica en los mercados financieros occidentales se considera reciente. Asimismo, cabe destacar que fue Steve Nison, quien influyó en gran medida en la integración de las velas japonesas como técnica en los mercados occidentales.

Significado de las velas japonesas

¿Te has preguntado el significado de las velas japonesas? Nosotros te lo contamos.
Es sabido que su nombre surge a partir de las similitudes que presenta con una vela tradicional, es decir, una vela como objetivo se compone por una estructura de cera cilíndrica con un pequeño pabilo en la parte superior. Si lo relacionamos con la técnica bursátil, comprobamos que el rectángulo representa el cuerpo de la vela e indica la diferencia entre el precio de apertura y el de cierre en un mismo día.
Por otra parte, como ya hemos mencionado anteriormente, la interpretación de las velas japonesas dependerá del color y formato de los pabilos, también conocidos como pelos o sombras. Un cuerpo blanco significa que el precio de cierre fue mayor o más alto, que el de apertura. En realidad, el cuerpo no es blanco sino abierto, es decir, sin relleno. Este también puede ser de color verde. Por su parte, el cuerpo negro o rojo significa que el precio de cierre fue más bajo que el de apertura.
En definitiva, estos son los pilares básicos para comprender los gráficos bursátiles. Sin embargo, las velas japonesas pueden estructurarse de infinidad de formas, tomando, de esta manera, múltiples interpretaciones. En los próximos apartados de este post te enseñaremos cuáles son las más conocidas y frecuentes en el día a día de un trader. La aplicación de esta técnica gráfica resulta visualmente más atractiva, ya que representa la situación de los activos durante un día a vista de pájaro.

Patrones de las velas japonesas

Como ya te hemos comentado, dependiendo de las combinaciones del cuerpo y sombras de la vela japonesa, su estructura reflejará diferentes significados. Como curiosidad destacamos que, dependiendo del comportamiento de los precios, estos pueden clasificarse en días cortos y días largos. Los primeros inciden en la pequeña diferencia entre los precios de apertura y cierre; por el contrario, los días largos reflejan las grandes diferencias entre los precios durante el mismo día.
Un patrón de velas japonesas es considerado como un retrato psicológico de la interpretación lógica que desarrollan los traders en una situación concreta en el mercado bursátil. Muestra, por tanto, las acciones de los operadores durante sus jornadas laborales en bolsa en un periodo de tiempo determinado. De esta manera, dadas las similitudes en cuanto a las reacciones de los profesionales del sector, hace que el análisis del patrón de velas funcione.
Un patrón de velas consta de una sola línea o de una combinación de ellas, sin superar, de forma general, las cinco líneas. Sin embargo, los patrones de velas también se utilizan para visualizar la continuidad de la tendencia, aparte de la identificación de puntos de inflexión o de inversión del mercado. Así surgen los patrones de continuidad o de inversión. En el caso de los patrones de inversión existen aquellos cuya implicación es alcista y, de manera inversamente relacionada los de implicaciones bajistas. Este comportamiento también se extrapola a los patrones de continuidad. Cuando hay un par de patrones que funcionan en las dos situaciones, alcista y bajista, reciben el mismo nombre, aunque hay casos en los que toman nombres totalmente diferentes.
A continuación, destacamos las siguientes tipologías de Velas japonesas:

Doji

El “Doji” es una vela japonesa que refleja el mismo precio de apertura y de cierre, cuyas sombras tienen un tamaño similar. Si este tipo de vela aparece en una tendencia madura, adquiere mayor importancia debido a que indica agotamiento. Esto se puede traducir la finalización de una tendencia o una parada circunstancial. Si por otra razón, aparece dentro de un rango, esta carece de importancia.

image7

Marubozu

Podemos identificar un tipo de vela Marubozu alcista o bajista.
Un Marubozu alcista se estructura como una sola vela alcista, de gran dimensión y sin mechas. Este puede implicar un incremento de la cotización desde el inicio de la sesión hasta alcanzar el máximo, donde finaliza la sesión. Requiere ser comprobado con posterioridad.
Un Marubozu bajista hace referencia a una sola vela bajista, de gran tamaño y sin sombras. En este caso, implica una disminución de la cotización desde el inicio hasta la finalización de la sesión. Al igual que la anterior vela, debe ser comprobada posteriormente.

alcista
bajista

Martillo

Una vela de este tipo se compone por un cuerpo corto, cuya mecha inferior consta de un tamaño sumamente mayor al del cuerpo. Por su parte, la sombra superior es ínfima o casi inexistente.

image1

Ahorcado

El hombre colgado o ahorcado se define como una vela japonesa de tipo alcista o bajista pequeña. Carece de sombra superior, pero consta de una mecha inferior cuyo tamaño dobla el del cuerpo. Este tipo da lugar tras una tendencia alcista.

Martillo Invertido

Esta tipología de vela sigue el patrón inverso del hombre colgado, que acabamos de definir. Estamos ante una figura de vuelta alcista, la cual aparecerá al final de una tendencia y no en medio del movimiento. Su cuerpo es pequeño, la mecha inferior es casi inexistente; mientras que la sombra superior es mucho mayor.

image2

La envolvente

En este caso identificamos la envolvente bajista y alcista. La bajista se estructura con dos velas, una primera alcista de menor tamaño y, una segunda más grande, cubriendo todo el cuerpo de la vela anterior. Ambas sombras, superior e inferior, indican máximos decrecientes. Puede darse la situación de que aparezca una tercera vela bajista.
Por el contrario, la vela envolvente alcista actúa de forma inversa. Se compone de una vela bajista pequeña, precedida de una vela alcista mayor. Sus mechas marcan máximos crecientes.

image5

Nube oscura

Esta última vela japonesa se define como un patrón de dos velas, una primera alcista grande, y una segunda vela bajista. Para que este patrón se produzca será necesaria una tendencia previa alcista y, la segunda vela bajista debe abrirse por encima del máximo del día anterior y, cerrarse como mínimo por debajo de la mitad de cuerpo de la vela del día anterior. En definitiva, cuanto mayor sea el cuerpo de la primera y más abajo sea su cierre, mayor fiabilidad aportará este tipo de vela.

Piercing Line

Estamos ante un patrón de vela japonesa que indica un cambio de tendencia alcista cuya fiabilidad es alta. Esta es la inversa de la cubierta de nube oscura.

image4

Cómo leer las velas japonesas

Para poder interpretar adecuadamente las velas japonesas se recurre, comúnmente, a la unidad de tiempo. Es decir, los precios serán representados por la vela en un intervalo de tiempo determinado, que puede ser desde 1 minuto, 5 minutos, días hasta semanas.
No obstante, se utilizan otras unidades de medida como, por ejemplo, el valor negociado. De esta forma, se reflejan el número de negociaciones o ticks, que pueden configurarse por intervalos de 10,20, 50…o las negociaciones que se preestablezcan.
Para concluir este post, te recordamos que las velas japonesas representan las diversas interpretaciones que se hacen del mercado bursátil en un periodo de tiempo determinado. Por ello, para poder realizar especulaciones en operaciones de intradía, se pueden utilizar velas cuya duración sea inferior a la utilizada con frecuencia. Esta estrategia en activos muy líquidos puede aportar información fiable.

Advertencia legal:

Enbolsa.net o cualquier persona/empresa relacionada con este proyecto no aceptará ninguna responsabilidad por cualquier pérdida o daño en el trading como resultado de la confianza en la información suministrada en nuestra web incluyendo nuestros webinarios, cotizaciones, gráficos, etc. La operativa en Fondos de inversión o ETF son formas de inversión con riesgo de pérdida de una parte del dinero de una cuenta y no son aptas para todos los inversores. La operativa en futuros, CFDs, opciones u otras formas de especulación apalancada son las formas de inversión con riesgo de pérdida de la totalidad del dinero de una cuenta e incluso más y no son aptas para todos los inversores. Por tanto, tanto en operativa a contado como en operativa apalancada declinamos toda responsabilidad de cualquier decisión de compra o de venta de títulos, valores y/o activos cotizados en los mercados, por influencia de dichas opiniones o replicando las posiciones publicadas en la web o seminarios.

La operativa en activos de los mercados financieros requiere conocimiento y amplia experiencia. Son productos complejos y en algunos casos apalancados cuyo uso puede dar lugar a pedidas severas en el capital, pudiendo superar las pérdidas el capital invertido, por tanto el inversor deberá comprobar que los activos en los que opera se adaptan a su perfil de inversión y asumir el riesgo de su propia operativa. Enbolsa.net no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de esta página web o de nuestros servicios. Los usuarios deben estar plenamente informados sobre los riesgos, gestión monetaria, apalancamiento y los gastos asociados con el trading en los mercados financieros.

El contenido de la página web y los servicios que se ofrecen no pretenden ser, no son y no pueden considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún otro tipo de asesoramiento financiero, ni puede servir de base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *