Acciones al contado

¿Qué son las acciones al contado?

En las acciones al contado no es posible conocer la rentabilidad que vamos a obtener, puesto que son de renta variable, es decir, existe volatilidad del mercado, esto es, cambian cada día; su valor se podrá controlar a través de, por ejemplo, plataformas de trading, como Metatrader 4 o Prorealtime. Así, las acciones forman parte del capital social de una sociedad anónima (que pueden ser desde empresa de materias primas hasta productos finalizados) por lo que muestran una proporcional del valor de esta empresa. Cuando un individuo compra una de estas acciones, se convierte, por tanto, en propietario en esa parte de la entidad, por lo que tendrá los derechos y obligaciones que conlleven la misma.

De este modo, las acciones podrán adquirirse a través de títulos físicos o anotaciones en cuenta, para lo que será necesario un bróker de acciones y que quien emite las acciones invierta en la bolsa. Por ello, las acciones cotizarán en este mercado donde el precio de las acciones es objetivo y está regulado.

¿Cuáles son las acciones más populares del mundo? >>>

¿Qué son los CFDs?

Las siglas CFD hacen referencia a Contract for Difference y nos referimos a contratos por diferencias. Productos Over The Counter (OTC), un contrato realizado entre dos partes que intercambian la diferencia entre el precio de apertura y el de cierre de un activo determinado.

¿Cuál es la diferencia entre un CFD y una acción al contado?

Existen muchas diferencias pero la primordial es que la inversión con CFD ofrece un método de tratamiento que refleja los movimientos del activo subyacente al igual que en los spread bet, es un derivado financiero. Otras de estas desigualdades son la titularidad ya que los CFD son instrumentos complejos lo que supone que no compremos nada físico por lo que no comenzamos a ser propietarios de la empresa lo que implica la carencia de los derechos y responsabilidades de mantenimiento y de cobro de dividendos en la apertura y cierre del ejercicio o asistencia a junta de accionistas.

Hemos de añadir el apalancamiento puesto que solo los CFD nos permiten adquirir acciones con este método lo que permitirá que nuestras ganancias se multipliquen, aunque, también puede causar un incremento de las pérdidas. Con respecto a esto, también se nos permite invertir al alza o a la baja, es decir, obtener beneficios si la cotización del subyacente baja. Además, las garantías son distintas ya que en el CFD al poder operar con apalancamiento provocará que podamos perder más de lo invertido y en las acciones al contado tan solo será posible la pérdida total de lo invertido.

Igualmente, si lo que deseamos es invertir en corto solo podremos hacerlo a través de CFD puesto que son los que nos aprueban comprar y vender cuando deseemos. Por el contrario, son las acciones al contado las que están respaldadas por un mercado organizado asumiendo la cámara de compensación el riesgo de operar en la bolsa.

Asimismo, los costes de financiación también difieren, esto es, al operar con acciones al contado no tendremos que soportarlos, sin embargo, al hacerlo en CFD cuando la posición es abierta sí que será necesario en consecuencia de su operación larga (si fuese corta se nos repercutirá en un ingreso financiero). Debemos mencionar los costes de custodia que son exigidos por las entidades financieras al tener los valores en la cartera por lo que solo serán aplicables en el mercado de acciones, y, el canon de la bolsa que serán de aplicación solo a este contrato también.

Ventajas e inconvenientes de las acciones al contado

Una de las ventajas es la participación directa en la economía, lo que provocará que ganes más beneficios que con otro tipo de inversiones, sobre todo en el largo plazo. Además, las pérdidas posibles que puedas tener se limitan a la cantidad que invertiste siendo un inversionista pasivo puesto que no intervienes en el ejercicio de la empresa, únicamente te beneficias. Así, al poder vender el valor de las acciones en cualquier momento tienen una alta liquidez pudiéndose convertir en efectivo rápidamente. La última ventaja a mencionar es la compensación en cuanto a tributos ya que el cobro de la acción se puede solventar con la pérdida de ingresos por la venta.

En cuanto a los inconvenientes, el precio de una acción varía según el ejercicio de la corporación en cuestión y de la economía en general. Igualmente, has de documentarte de la que estás comprando y su evolución y cambios de los que haya costado porque esto repercutirá hacia el valor de la misma, todo ello dificulta la diversidad de la inversión. Por todas estas razones deberás estudiar con precisión cuándo entrar y salir de una acción y las posibles consecuencias.

acciones al contado enbolsa

Rentabilidad de las acciones al contado

La rentabilidad de las acciones es variable como ya hemos mencionado anteriormente y depende sobre todo de dos parámetros. En primer lugar, del precio de la acción cuando es comprada y del que presenten cuando se venden, esto es, si obtenemos ganancias serán plusvalías y si el precio es menor tendremos pérdidas o minusvalías. El otro factor son las decisiones que tome la Junta General de la empresa a la hora de repartir dividendos de la empresa, no siempre los otorgan por lo que las que sí lo realizan habitualmente serán más atractivas para los inversores.

Hay diversos modos de calcular estas rentabilidades y algunos de ellos se basan en ratios financieros, los más comunes son Beneficio por Acción (BPA) que calcula los ingresos obtenidos por cada acción comprada, muestra la rentabilidad desde el punto de vista del cliente, el accionista. Así, el Price to earnings Ratio (PER) valora a la empresa por los beneficios alcanzados por cada acción lo que hará subir el precio de la misma por lo que cuanto mayor sea este menor será el atractivo de esa empresa para invertir. El último ratio a destacar es Rentabilidad por Dividendo (DY) que es el valor total de los dividendos repartidos en un año entre el número de acciones de la entidad.

Finalmente, en la bolsa española en la actualidad las acciones más demandadas son BBVA, Santander, Repsol, Telefónica, Inditex, ACS o Iberdrola ya que son las que más capital mueven en una sesión de bolsa.

¿Cómo se analizan las acciones al contado?

Las acciones al contado son un instrumento financiero, y para analizar la situación de la misma, así como tomar la decisión más adecuada, podemos estudiarla desde el punto de vista del Chartismo, Fundamental o Técnico.

Cada uno de estos estudios nos dará una visión de la cotización para poder elegir el mejor momento para comprar este instrumento financiero.

¿Qué otros productos financieros están relacionados con las acciones al contado?

Hay que tener en cuenta que las acciones al contado son un producto financiero o vehículo de inversión que podemos utilizar para invertir en las acciones de las compañías, pero al igual que hemos hablado de los CFD como producto derivado de las acciones, también existen los futuros sobre acciones, las Opciones financieras, Fondos de inversión y los ETF. Que pueden estar vinculados al movimiento de dichas acciones.

Es decir, las acciones de las empresas cotizan en la bolsa de valores, pero podemos utilizar diferentes productos para invertir sobre ellas, estos productos son los anteriormente mencionados.

¿Qué necesito para invertir en acciones al contado?

Para poder invertir en acciones al contado, además de tener una metodología de inversión o sistema de trading, para poder ejecutar las órdenes, es decir, para poder comprar y vender, necesitas una cuenta de inversión, esta cuenta de inversión te las proporcionan, así como el acceso al mercado los Brokers.

Estos Broker, no solo te darán la posibilidad de invertir en acciones al contado o acciones vía otros productos, sino que también tendrás la posibilidad de invertir en Índices Bursátiles, Materias primas e incluso en el mercado de Forex.

Por lo tanto, una de las primeras cosas que necesitas para invertir en tu cuenta de trading o cuenta de valores para poder realizar tus inversiones.

Son muchas las técnicas y estrategias de trading que existen en la actualidad, y se necesitan algunos conocimientos previos, bien seas un trader principiante o más experimentado. 

Las técnicas de trading que funcionan suelen implementar acciones como: 

  1. Un proceso de verificación de anuncios sobre noticias fundamentales del sector. 
  2. Conocer el panorama general  del mercado y su tendencia a corto plazo. 
  3. Contar con indicadores de trading específicos que pueden ayudar en las decisiones de compra y venta, este será un punto muy importante dentro de las estrategias para trading bien de acciones al contado o de otro tipo de inversiones. 
  4. Tener reglas para el tamaño de las diferentes operaciones. 
  5. Ejecutar una gestión global del riesgo. 

Tanto si son sistemas de trading sencillos como si realizamos inversiones más complejas, será necesaria la utilización y seguimiento de diferentes estrategias de trading. 

CONTINUAR CON  LA GUÍA DE BOLSA >>>