MENS SANA IN CORPORE SANO

now trading1

Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen. Henry Ford

En varias ocasiones hemos mencionado que el trading en una actividad tremendamente desgastadora tanto física como emocionalmente. La importancia del deporte en nuestras vidas para soltar la adrenalina y dejar nuestra mente más descansada y clara es más que evidente pero ¿qué hay de nuestra salud mental? Todos, independientemente del trabajo que ocupemos tenemos que lidiar con situaciones estresantes que nos desequilibran en algún que otro momento. Algunos nos enfadamos o  frustramos, otros nos entristecemos o nos agobiamos, la mayoría de las veces chillamos, decimos tacos o sentimos que perdemos el control. Aprender a relajar nuestra mente y recuperar nuestra calma con facilidad, puede otorgarnos la excelencia tanto en nuestro trading como en nuestras vidas. Desde enbolsa informamos una pequeña reflexión sobre los indudables beneficios, que tiene la práctica de la meditación sobre el cerebro, indispensable para el sano y correcto desempeño de actividades con un alto nivel de exigencia en cuanto a la toma de decisiones.

El objetivo principal de la meditación es relajar la mente hasta que deja de tomar consciencia. Para cumplir con ello existen muchísimas técnicas y estrategias, puedes comenzar por ejemplo de la siguiente forma:

– Elije un ambiente tranquilo y silencioso (apaga la televisión, el teléfono o cualquier aparato que haga ruido); Si prefieres poner música, elige canciones con armonías suaves y  repetitivas.

– Siempre a la misma hora y durante lapsos de tiempos cortos (entre 5 y 20 minutos al día).

– Ponte ropa cómoda (descálzate si te oprimen los zapatos), debemos bloquear cualquier factor externo que nos pueda distraer, no debemos sentir frio ni calor.

– Cierra los ojos (o déjalos abiertos focalizando un único objeto) y concéntrate en el ritmo de tu respiración.

– Intenta no pensar en nada. Me gusta como lo definía Steve Jobs a su biógrafo, diciendo:

“Si te sientas a observar, verás que tan inquieta es tu mente. Si intentas calmarla, sólo será peor, pero con el tiempo sí se calma, y cuando lo hace hay lugar para escuchar las cosas más sutiles; allí es cuando tu intuición comienza a florecer y comienzas a ver las cosas más claramente y te sentirás más en el presente. Tu mente se desacelera y puede observar una gran expansión en el momento. Logras ver mucho más de lo que podías antes”.

– Aunque al principio sea difícil, si lo practicas diariamente poco a poco llegaras a un estado de concentración que te hará perder la noción del tiempo. Prográmate una alerta suave para avisarte de cuando debes finalizar y no te preocupes por nada.

Aunque este tipo de estrategias suenen más místicas y exotéricas que serias, recientes investigaciones del cerebro por resonancia magnética muestran que, después de practicar un curso de meditación durante dos meses consecutivos día tras día, la amígdala, que es la zona del cerebro de “lucha-huida”, se encoge. Esto hace que se reduzca considerablemente el estrés. Además, científicos explican que “la corteza pre-frontal, asociada a funciones cerebrales superiores como la conciencia, la concentración y la toma de decisiones, se engrosa. La conexión entre la amígdala y el resto del cerebro se vuelve más débil, mientras que las conexiones entre las áreas asociadas con la atención y la concentración se hacen más fuertes.”

De todas formas y sin ánimo de desmerecer las técnicas y expertos existentes, quizás ya practiques meditación sin saberlo. Si tienes alguna rutina que te hace evadirte del estrés, desconectar y no pensar en nada, bienvenido a la meditación y a sus saludables recompensas. No es necesario repetir un mantra y ponerse en  posición “flor de loto”, puedes practicarlo de muchísimas formas distintas o simplemente para relajarte ante un momento de tensión, por ejemplo: mientras una posición te va a la contra, concéntrate únicamente en tu respiración y despeja tu mente de cualquier pensamiento negativo. Otra opción es practicarlo mientras comes, saboreando uno a uno los ingredientes que vas digiriendo. O dándote un baño relajante, el caso es evadirse y minimizar el impacto de esa tensión que se acumula en nuestro cuerpo y nos produce insomnio, estrés, malhumor etc…

Recuerda que a la hora de hacer trading la intuición juega un papel primordial y para poder escucharla debemos dormir a nuestra conciencia.

Espero que os ayude en vuestra operativa, si queréis aprender más sobre toda nuestra  filosofía de inversión podéis apuntaros a nuestros próximos cursos, aunque la fecha aún no este publicada comenzaremos con los nuevos seminarios en octubre de 2015

Buen trading amigos!

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *