Tres ejercicios para potenciar mi trading

NOW TRADING

“El activo para ganar dinero más poderoso con el que contamos es nuestra mente”. Robert Kiyosaki

  1. Es que soy así

A menudo vemos nuestras emociones como variables fijas que no podemos cambiar y aunque nos gusta imaginar que somos los creadores de nuestro destino es cierto que buena parte de nuestro temperamento viene de serie. Y como en todas las facetas de nuestra vida, nuestros rasgos temperamentales afectan en la forma en que vemos nuestras curvas de precios, con miedo, frustración, avaricia, ego, duda… ¿piensa que no afecta en su toma de decisión?

Los sentimientos contienen información y como tal su meta no es eliminarlos sino identificarlos para extraer la información incorporada. Si la ansiedad no le deja trabajar correctamente una oportunidad porque los mercados se mueven de manera violenta e  inesperadamente, debemos saber que nuestro estado marca un potencial peligro que puede ser real (objetivo) o simplemente una percepción (subjetivo e imaginario). Si en vez de pensar en el mercado estoy pensando en el dinero que perdí ayer, mi ansiedad no proviene de la volatilidad del mercado sino de mis pensamientos. Esa pérdida de concentración crea sensación de peligro y amenaza en el momento actual.

Si un trader comete algunos errores que provoca una pérdida, ¿cómo piensa que se hablara? su enfado puede provocar una trama mucho peor que una simple perdida, así que reconocer que nos encontramos en un estado no neutro nos ayudara a transformarlas.

Un ejercicio bastante bueno para identificar nuestro estado emocional es grabarnos hablando en voz alta, es casi imposible mantenerse enfadado cuando uno se mantiene concentrado en las palabras que se dice y se relaja. Así que si nos permitimos hablarnos en voz alta, escuchando conscientemente cómo lo hacemos seguro que iremos transformando nuestra conversación de represalia a conversación productiva y formativa.

Al identificar nuestras emociones una de las cosas que tendremos que trabajar será no permitirles dar rienda suelta. Por ejemplo estoy frustrado y me paso toda la tarde resoplando, así estoy reforzando la emoción que siento y desahogarse sin más o dejarse llevar es tan poco productivo como ignorar lo que siente.

  1. Los espejos adecuados

Un espejo es un objeto que nos muestra nuestro reflejo físico pero hay mucho más que nuestra imagen. Buena parte de nuestra autoestima proviene de los espejos psicológicos donde nos miramos diariamente, nuestros familiares, amigos…repetimos comportamientos cuando nos dicen “lo has hecho bien” “Eres increíble” “¿Cómo lo haces?, enséñame”. Las relaciones son espejos muy poderosos pero nuestro trabajo también es de vital importancia. Buena parte del éxito profesional proviene en mirarse en los espejos adecuados, es mucho más fácil subir a la cima por la escalera adecuada. Si la ejecución de mis operaciones diarias suman competencias, disciplina y confianza mi carrera hasta el trader consistente que quiero llegar a ser será mucho más amena y rápida.

Cuidado con los diarios de trading que son demasiado críticos y que solo hablan de los errores, este espejo puede ir minando poco a poco su motivación y desempeño. Metas realizables basada en la consecución de habilidades concretas pueden aportarle mejor feedback, por ejemplo no centrarme en las pérdidas y ganancias de mis operaciones y si en poner los stop en el nivel predefinido, hará que examine mi desempeño desde otro punto de vista más útil y positivo. La idea es gestionar mis posiciones hoy mejor que ayer pero peor que mañana o localizar el patrón más rápido hoy que ayer pero peor que mañana u optimizar mi sistema de trading o mis conocimientos de la misma forma.

  1. Estuve aquí y puedo superarlo

Lo primero será aceptar que nosotros controlamos el proceso de como operar y el mercado controla como y cuando cobraremos. Este es uno de los motivos por los que operar con reglas es tan importante, así podremos modificar más fácil nuestro proceso si no es el adecuado.

La confianza en uno mismo no proviene de esperar lo mejor sino en que si ocurre lo peor estaremos preparados para superarlo. Ese es el sentimiento de maestría que nos aporta superar un drawdown. Las operaciones perdedoras o nuestras rachas negativas son los encargados de desarrollar mi resistencia y confianza en mí sistema.

Sin más, espero que reflexionéis sobre estos tres ejercicios y os ayuden a enfrentaros al nuevo año de una forma cada vez más profesional y disciplinada.

Buen trading amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *